REACTIVACIÓN DE ALGUNAS VÍAS BUENAS

AvB-logoDespués de unas semanas de inactividad debida -tal y como informamos- a la remodelación del blog, hoy reactivamos Algunas vías buenas.
Desde ahora nos podréis encontrar en la nueva URL http://www.algunesviesbones.com donde, a partir de mañana mismo, retomaremos las entradas en el blog.
Como principales novedades -aparte del lifting general- destacamos la página de bienvenida (Inicio). Allí encontraréis información sobre una segunda novedad: “I love classics”, una sección donde os invitamos a participar activamente en el blog. Finalmente, también impulsamos el apartado AVB (Algunas vías buenas) donde os proponemos no sólo aquellas vías que “hay que hacer”, también la razón por la que son esenciales.
Agradecemos, en esta reanudación de actividades, la colaboración de Eco’n’tainer y otros que, como Living Siurana, nos han ayudado a hacer estos cambios. También hay que decir que, por cuestiones técnicas y logísticas, aún no tenemos lista la versión en español. Esperamos poder recuperarla en pocas semanas.
Después de esta metamorfosis, deseamos que los contenidos de Algunas vías buenas os sean de interés y que la nueva interfaz os parezca más gráfica y versátil. Asimismo os animamos a suscribiros a la página (recibiréis vía mail notificaciones de las novedades) y a participar activamente. Tanto vosotros como vuestros clásicos sois bienvenidos.

REMODELACIÓN DE ALGUNAS VÍAS BUENAS

Hace seis meses nos animamos con la idea de Algunas vías buenas y habéis sido muchos los amigos y lectores del blog que, con cada uno de los “posts”, nos habéis hecho llegar vuestro “feedback” positivo. Lo cierto es que disfrutamos escribiendo, opinando, divagando sobre lo que tanto nos apasiona; un placer que se ve amplificado al compartirlo con quienes nos leéis.

adventure-journal-midnight-lightningÚltimamente, estamos trabajando en la remodelación del blog. Queremos disponer de una herramienta más atractiva y dinámica, útil a la hora de compartir y divulgar estas ideas, escritos, información y opiniones. El objetivo es conseguir una plataforma mucho más gráfica y versátil; una página más participativa y con mayores posibilidades, que pueda favorecer una experiencia mucho más completa, interesante y divertida.

Próximamente, esperamos haceros saber la nueva dirección URL donde nos redireccionaremos. Desde allí continuaremos con nuestro viaje alrededor de las vías y los clásicos de la escalada en general. Iremos construyendo un “collage” que, por suerte, nunca podremos completar.

Barcelona “HOTROCK”

Se acerca Sant Jordi y, más allá de este día tan especial en Cataluña, también llega el Día Internacional del Libro. Es por ello que, coincidiendo con el patrón de quienes son de letras, dedicaremos el “post” a dos libros, obviamente, de escalada. Nos hemos propuesto, en primer lugar, fijar la atención en una publicación reciente, una novedad editorial que, de alguna manera, conecte con nuestra afición a los clásicos de la escalada. Y a continuación, también rescataremos un libro del pasado -clásico en mayor o menor medida- que también nos permitirá profundizar en nuestro delirio “vintage”…

Así pues, para el próximo 23 de abril -y entre las publicaciones de escalada salidas de imprenta durante los últimos meses- hemos pensado en la nueva guía Barcelona Hot Rock. Escalada deportiva, de los autores Oriol Cañellas y Héctor Granada. Se trata de una autoedición en cuartilla horizontal y de diseño muy gráfico, con croquis sobre imagen y fotografías en color que ilustran, con cierta estética “retro”, todas las áreas representadas. Su ámbito territorial abarca buena parte de las zonas de escalada deportiva que, diseminadas por las comarcas del Baix Llobregat, Alt Penedès y Garraf, nutren a los “fanáticos” de la roca barceloneses. Entre sus páginas encontraremos información del Pas de la Maladona, Can Paulet, Gelida o el Coll de la Barraca, además de otras zonas menos conocidas o, incluso, alguna de ellas, inédita. Como bien dicen sus autores, se trata eminentemente de escaladas de carácter local, entendiendo que en el área en cuestión la población “local” supera los tres millones de habitantes …

promo-bcnhotrockAunque recoja un total de dieciséis escuelas de escalada, queremos hacer hincapié en el hecho de que se trata de una guía de iniciativa, igualmente, local. Es decir, elaborada y apoyada por escaladores y equipadores habituales de las áreas mencionadas. Este valor le confiere un plus de autenticidad y personalidad propia; pero sobre todo favorece que la guía sea reflejo no sólo de las vías, también del entorno y de su gente. Es en este punto fuerte donde, a nuestro entender, también encontramos un punto flaco: siendo receptiva con el hecho local, creemos que podría haber incluido los textos en catalán, aparte del español y el inglés que ya incorpora.

No es el objetivo de esta reseña entrar a valorar la cantidad o la precisión de la información expuesta, pero sí queremos mencionar algunas de las recomendaciones y datos prácticos que este volumen nos ofrece. A destacar las indicaciones de civismo que invitan a evitar las malas praxis y el impacto sobre el entorno. Es en este sentido que los autores también han creído oportuno dedicar un apartado específico -y poco habitual- que expone algunas consideraciones referentes al uso del taladro de cara a nuevas aperturas y reequipamientos. Aparte, bajo el epígrafe “Barcelona, City Climb!” encontraremos un apartado con datos de interés para el escalador que se aventure por las calles de la ciudad condal: tiendas, centros de montaña, comunicaciones, alojamiento y, mención aparte, los rocódromos. Se enumeran varios, pero nos llama especial atención la breve recensión histórica sobre el área de escalada de la Fuixarda. Actualmente reconocido como parque de escalada público, este lugar es la culminación de una amplia tradición de escalada urbana, a través de espacios como el Parque Güell, el Teatre Grec o el castillo de Montjuïc.

hotrock4Es, precisamente, esta sensibilidad con el bagaje histórico de las áreas referenciadas lo que, desde nuestra óptica, más nos ha llamado la atención. Cada zona cuenta con una pequeña introducción con apuntes históricos referentes a su desarrollo inicial y los escaladores que la impulsaron.

[…] recordamos la existencia de antiguos sectores que quizás habrían quedado en el olvido, o tal vez en la memoria de algún apasionado con valores románticos, lejos de modas pasajeras. Como en todas las zonas de escalada, éstas también tienen su historia. Algunas de ellas con más de veinticinco años.

Esta deferencia por los referentes de la zona queda patente con el prólogo “Un universo de roca” firmado por Montse Pascual y Ernest Corull. Pioneros en varios de los “spots” incluidos en la guía y referentes de la escalada catalana, estos escaladores aportan también una notable recopilación de fotografías que atestiguan los inicios en estos sectores.

85590Y como anunciábamos más arriba, acabaremos sacando el polvo a una publicación antigua y que, sin temor a equivocarnos, podríamos presentar como la antecesora de la guía Hot Rock. Hablamos de Barcelona y alrededores, la guía de escalada publicada en 2000 por la editorial supercracks, encabezada por Luis Alfonso “Luichy” y Xavi Buxó. Esta no se trata, como la anterior, de una guía local, pero sólo ver la luz ya se popularizó rápidamente entre los escaladores del área metropolitana. Estos aficionados podían disfrutar, al fin, de un volumen recopilatorio que recogía el amplio conglomerado de escuelas cercanas a la capital catalana y que, en muchos casos, no tenían ninguna reseña publicada. Su ámbito geográfico (que se extiende por toda la periferia de Barcelona) supera el de cualquier otra guía de la provincia -incluida la antes comentada-, de forma que aún hoy, describe alguna zona jamás reseñada en ninguna otra publicación. Todo un clásico para muchos jóvenes barceloneses que descubrieron sus escuelas de escalada durante la década pasada, esta guía verá -presumiblement- una segunda edición.

CHAPI y el ARTE de hacer RESEÑAS

Imagen (8)Dentro del mundo de la escalada -y nos queremos referir principalmente al ámbito de la escalada clásica o tradicional- hay aperturistas que, aparte de ser reconocidos por sus creaciones sobre la roca -con vías “guapas”, pioneras o atrevidas- también lo son por su forma de reseñarlas, de difundirlas, de plasmarlas sobre el papel. La técnica, la originalidad o aquel toque de gracia con que algunos escaladores han elaborado sus croquis ha dado lugar a que muchas de estas reseñas se conviertan en creaciones artísticas, inconfundibles y asociables al estilo propio de sus autores.

Para hablar de este tipo de reseñas creativas o artísticas debemos mencionar, como referente, la figura de Armand Ballart. Reconocido aperturista de itinerarios de estilo clásico, Ballart ha sido el más prolífico dibujante de reseñas artísticas en Cataluña. Desde finales de los años setenta, sus obras han sido ampliamente difundidas y publicadas en incontables crónicas de vías nuevas. Pionero en este y otros aspectos, Ballart es el máximo exponente, al menos en Cataluña, de esta forma de reseñar. Pero no fue él el único escalador que se aficionó al arte del Rotring y el dibujo técnico. A principios de los ochenta, y en plena expansión de las primeras ascensiones en las paredes más prominentes, otros escaladores se añadieron a la moda, y nombres como Jean Charles Peña, Joaquin Olmo, Kim Prats, Nil Bohigas, Manel Sugranyes o Miguel Arcarons -entre muchos otros- también firmaron algunas ilustraciones destacables. Pero en cuanto al ámbito tarraconense y, sobre todo, en las rocas que se encuentran en la cuenca del río Brugent, las reseñas más inconfundibles y bien elaboradas llevaban un único nombre. Mejor dicho, un apodo: Chapi.

Como pasa el tiempo! Muchas de estas reseñas tienen muchas horas de dibujo … Yo entonces no trabajaba y a mi hijo, Dídac, lo cuidaba yo mientras Tere, mi mujer, estaba en el trabajo. Mientras tanto, pasaba el tiempo escalando y dibujando. Algunos dibujos no tienen nada que ver con la vía…

27780_1407684122439_7216691_n

Colección Joan Chaparro

El nombre de Joan Chaparro Domínguez, Chapi, se empezó a oir entre las paredes de Castellfollit y el valle del Brugent cuando, a mediados de los años setenta, los núcleos de escaladores procedentes de Reus y Tarragona lideraron la expansión de aquellos lugares como zonas de escalada. En su blog Mus d’Atura se define como un hombre de bien, apasionado de la escalada, e interesado en fomentar la escalada, la montaña y las buenas maneras. Haciendo honor a sus palabras, Chapi se ha convertido en un personaje clásico de la roca catalana, entrañable y querido por muchos que lo han considerado como un maestro o referente a la hora de iniciarse en esta actividad.

Chapi a l'Alegre-Bonet (La Riba) 1976

Chapi en Alegre-Bonet (La Riba) 1976. Colección: Joan Chaparro

A caballo de los años setenta y ochenta, y junto con escaladores como Jaume Grau, Pedro X. Porta o los hermanos Alegre -entre otros-, Chapi tomó parte en algunas de las aperturas y primeras repeticiones de las vías más clásicas de la Penya Roja en La Riba, o de la Roca Monera -la magnífica pared escondida de Farena. Fue en esa época y sobre este terreno, que Chapi más se volcó en su habilidad delineando. Sus dibujos, elaborados sobre vías propias y ajenas, popularizaron la mayoría de itinerarios del Brugent, circulando de mano en mano como un simpático reclamo para las escaladas más insólitas y estimulantes. Aunque el grueso más importante de su obra lo dedicaría -como hemos dicho- al valle del río Brugent, de su mano también saldrían croquis de lugares cercanos, como el cauce del río Francolí, La Mussara o, también, de una pequeña área próxima a Reus, hoy día impracticable y, para siempre, desaparecida: la pared de Santa Anna, en Castellvell del Camp.

Los mejores recuerdos que les quedan a toda la generación de este tiempo quedan inmortalizados en los dibujos artísticos del “Chapi”, el escalador que se convirtió en el mejor delineante de las reseñas del valle del Brugent. […] Los dibujos de Joan Chaparro, “Chapi”, marcarían un punto de inflexión en el concepto de interpretar las reseñas de escalada como algo más que pura información técnica. (Jané, Josep. “Escalada clàssica a les muntanyes de Prades”)

A mediados de los ochenta, Joan Chaparro ya se había subido por algunos de los macizos más reputados, realizando buenas ascensiones en Terradets, Ordesa y, sobre todo, en Montserrat. Disponía de un amplio bagaje en terreno clásico, pero al llegar las nuevas tendencias que, procedentes del otro lado del Atlántico, apostaban por la escalada libre y el “clean” (escalada de autoprotección, sin seguros fijos) Chaparro las acogió con mentalidad abierta. Siurana se convirtió en el nuevo terreno de juego y, poco después, él mismo -junto con Eduard Burgada, Joan Olivé y Joan Cabau-, descubrieron el potencial de este bastión del Priorat para la práctica de una modalidad en pleno auge: la escalada deportiva. La filosofía “freaky” encajaba perfectamente con la vocación de Chapi, siempre ilusionado por fomentar y potenciar la escalada en todas partes. De este modo, en 1985 equipó algunas de las primeras vías deportivas de Siurana y, más adelante, también se afincó en La Mussara donde, a principios de los años 90 descubrió sectores tan populares como Lo Soterrani, en los riscos del Mas Vallverdú.

Chapi, amb Antonio Perez i Pere Porta a Terradets

Chapi, con Antonio Perez i Pere Porta en Terradets. Colección Joan Chaparro

La pasión de Joan Chaparro, con más de cuarenta años de actividad, le ha llevado a vivir la montaña desde posiciones bien heterogéneas. Así, durante muchos años ejerció de monitor de escalada en roca de la ECAM (Escola Catalana d’Alta Muntanya) y, más tarde, fue miembro del comité de equipamiento de la Federació d’Entitats Excursionistes de Catalunya (FEEC). Incluso, emprendió alguna aventura empresarial cuando, con la marca Bloc-Sol, diseñó una llamativa línea de complementos textiles para la escalada. Más indirectamente, y vinculado a la empresa Tarragó, también trabajó con rocódromos e instalaciones artificiales. Actualmente, Chapi sigue creando escuela y dejando huella en los alrededores de su residencia actual, en Amposta. Con el río Ebro y el Delta como escenario, este escalador de barba perenne, ha visto en la Paret Blanca y, en general, en las sierras de Montsià y Godall, nuevos y inagotables campos de actuación.

552686_4344822993050_1563556993_nY volviendo a los dibujos, hoy en día son muy pocas las reseñas artesanales, y aún menos artísticas, que veremos a pie de vía. Sin embargo, la red nos permite compartir y descargar croquis de infinidad de rutas. Muchas de estas reseñas son de una calidad admirable, con información minuciosa, y donde los aspectos más prácticos están descritos con precisión. Como no deja de ser lógico, actualmente son estas últimas las reseñas con más éxito, en detrimento de aquellas otras en las que el autor, más allá de detalles técnicos, se regalaba con ilustraciones alegóricas, casi siempre fantasiosas y, muy a menudo, satíricas. Como apunta Armand Ballart en su blog Terapia Vertical, este estilo de reseñar se ha convertido en toda una curiosidad artesanal en un mundo digital. Es por este motivo que, desde algunasviasbuenas, os queremos ofrecer una selección de éstas. Las podemos observar como simples curiosidades, o bien admirar como magníficas obras de arte. Da igual. Lo que queremos subrayar es su elaborada ejecución y su particularidad, basada en la libre inspiración de Chapi, su autor. Es el arte de aquellas cosas que se valoran y se trabajan de manera individualizada, con pasión y detenimiento, tal y como se hizo con aquellas vías buenas a las que estas reseñas hacen referencia.

GALERIA

SANT BENET. SANTUARIO de la ESCALADA ANArCORETA

Un blog sobre vías clásicas y los mitos de la escalada libre? Justo cuando algunasviasbuenas se hizo visible en las redes sociales, saltaron algunas voces -incondicionales del guijarro – reivindicando la calidad de varias rutas montserratinas: –L’unicorni!El Oportunista! Santacana-Serrano! Caía por su propio peso: el blog algunasviasbuenas tenía una cita ineludible con Sant Benet.

Trini, exploited al mur de sant benet. buitrin, marquitos, anna, diana, marta, espa checo... anys 90

Trini, Exploited al mur de Sant Benet. Buitrin, Marquitos, Anna, Diana, Maria, Espa, Checo… (anys 90). Col·lecció Boris.

Si se me permite el pasaje personal, recuerdo cuando -era hacia 1993- volvíamos de intentar infructuosamente la Bala perdida, 7b +, una ruta de movimientos atléticos que surca con elegancia uno de los mejores muros de la Roca d’en Barberà. Era el atardecer y la luz ya no llegaba al ábside de la ermita-refugio de Sant Benet. No osé entrar. Desde fuera divisaba la mirada imperturbable que, desde la penumbra y a través de las greñas, me dirigían unos individuos con pinta de escaladores como yo. Era mi primer contacto con aquella región de culto, reducto de escalada alternativa, donde las capillas se convertían en refugio y en el que las misas se oían a ritmo de “Leño”.

Qué es tu obsesión permanente,
qué es lo que quieres conseguir,
qué es lo que carga el ambiente
dime, qué puedo hacer por ti.

Sant Benet (dibuix)

Sant Benet. Dibuix de Renart-Muntanya (http://josepbatlle1556.blogspot.com.es/)

La ermita de Sant Benet fecha de 1536, pero fue destruida en 1812, durante la Guerra del Francés. Del edificio original sólo quedan unas ruinas cubiertas por la vegetación. La capilla actual es un edificio construido en los años sesenta que, desde marzo de 1981 funciona como refugio guardado y utilizado, principalmente, por los escaladores. Tradicionalmente se accede desde el monasterio, donde son las Escales dels Pobres las que, siguiendo la Vall Mala y sorteando el Pas dels Francesos, nos llevan en unos 35 minutos hasta las puertas del refugio. Este acceso -duro para las piernas, pero gratificante para el espíritu- ha contribuido a que el lugar conserve su aire agreste, con vistas inigualables del macizo y sobre buena parte del Vallès.

Boris al 1r llarg de gavilán pollero, 6c 2-1-2000

Boris al 1r llarg de Gavilán pollero, 6c (2-1-2000). Col·lecció Boris

Entre aquellos personajes –santbenedictes todos- con quien topé aquella tarde de 1993 debía haber -quien sabe- Rafael Espuny, “Boris”. Es a través de su figura que, en este caso, nos aproximamos a la que Toni Cugat llama época de oro para la escalada en Sant Benet. Corría la década de los ochenta, amenizada por el revulsivo que significó la eclosión de la escalada libre. Fue en Montserrat donde, más pronto y con más intensidad, se vivió el choque de tendencias entre la escalada tradicional -con un gran peso del artificial- y la nueva tendencia “free”, ávida de dificultad y esquiva en el compromiso. En aquella época, Boris ya era asiduo a Sant Benet y con su peña formada por nombres como Cristóbal, Endika, Francis, Juani o Knijo convirtieron aquella región, hasta entonces secundaria, en punta de lanza de la escalada en libre en Catalunya . Eran los Trini Climb, una banda que, años después, se inmortalizaría a sí misma equipando con este nombre el difícil y poco repetido 8a + que discurre en notable desplome a la sombra de La Mòmia.

La Mòmia es, indudablemente, la aguja más simbólica de Sant Benet. Fue este contundente monolito que acogió a principios de los ochenta, algunos de los primeros itinerarios equipados con la nueva mentalidad “free”. La vía Kumbayá, de David Tarragó y José Batlle “Rubio”, contaba con cuatro largos abiertos manifiestamente desde arriba que, por partida doble, daban la bienvenida al séptimo grado montserratino. A partir de ahí, navegando entre polémicas y divagaciones éticas, los Trini y santbenedictes en general, experimentaron con nuevas cotas de dificultad mientras, influenciados por las circunstancias y estimulados por las sustancias, se atrevían a flirtear con prácticas extremas como la escalada sin cuerda.

En 1984, sin embargo, fue el británico John Redhead quien deslumbró a los locales, tanto por la repetición de numerosas vías difíciles a vista (sin ningún conocimiento previo), como sobre todo por la ascensión más dura del macizo: el 7b + de la Agulla del Pas de la Burra, Bastardo. Esta vía de unos 12 metros de altura ponía de manifiesto que, en el camino a la dificultad era necesario pasar por los “totxos”, pequeños muros de un largo de cuerda que, abundantes en Sant Benet, concentraban la máxima intensidad en escasos movimientos. Sería en una piedra de conglomerado cercana donde, otro extranjero -el suizo Martin Scheel- daría un nuevo paso de gigante en la zona. La vía Vuelo a Ciegas, en el Totxo MacCana, se convirtió en el primer 8b no sólo de Montserrat, sino de todo el estado español. Era el año 1986 y la escalada como fenómeno deportivo se encontraba en pleno auge. A primeros de mayo -poco antes de los devastadores incendios que aquel verano afectarían la montaña- la escalada deportiva tuvo su altavoz internacional en Montserrat. La I Convención Internacional de Escalada Deportiva contó con figuras como Didier Rabotou, Jacky Godoffe o Phillipe Steulet. De esta manera, reuniendo la flor y nata de la escalada europea, “ca la Montse” se situaba en la vanguardia del panorama “free”, haciendo gala de la aceptación y consolidación de la nueva modalidad.

Endika en solo a l'agulla de sant benet. foto boris

Endika en solo a l’Agulla de Sant Benet. Foto Boris

Desgraciadamente, de la llamada cuna del “free climbing”, aquí sólo podemos ofrecer cuatro pinceladas. Convendría hablar de otros que, como el propio Boris, consideran Sant Benet su escuela de vida. Deberíamos nombrar, por ejemplo, a Rafa Comino y los encadenamientos que lo situaban muy por delante del resto; también el gran nivel de Iñigo Insausti; o bien otras visitas extranjeras que, como la del americano Dave Graham y su 8c de La Trumfa, contribuían a elevar el nivel de la zona. En cualquier caso, nos es imposible no mencionar la figura de quien más huella dejó entre los guijarros de la región, Josep Maria Alsina. Con su desafortunado accidente de marzo de 1999, el colectivo de Sant Benet quedaba huérfano de su “guarda” más activo y carismático.

Muchos de estos escaladores, “anaRcoretas” que han pasado largas temporadas entre las ermitas de Sant Benet, han conseguido transmitir el talante especial de un área con personalidad propia. La que resultó transgresora sacando pecho en pro de la escalada libre, todavía conserva su carácter alternativo encarnando, hoy en día, el lado menos “comercial” de la escalada deportiva.

No sé si estoy en lo cierto
lo cierto es que estoy aquí
otros por menos se han muerto
maneras de vivir. (Leño)

Actualmente, una nueva revolución afecta la escalada, no sólo de Sant Benet, sino de Montserrat en general. La escalada tradicional vuelve con fuerza, recordándonos que con menos también se puede hacer más. Se trata de abrir desde abajo, con poco o nada de equipamiento; se trata de liberar artificiales, con poco o mucho compromiso. Importa la dificultad, pero hay que asumir un factor de riesgo. Sin embargo, esta es otra historia, igualmente llena de escaladas muy selectas. Hoy, sin embargo, nos quedamos con la selección que nos propone Rafael Espuny, Boris. Una lista muy bien trabajada, representativa de los diversos sectores y de la variedad de vías y estilos de esta zona tan especial. Son referentes que debemos recordar, sin duda, como algunas vías buenas de Sant Benet:

Mu, 7b (Totxo del Paco); Bastardo, 7b+ (Totxo de la Burra); Vuelo a ciegas, 8b (Totxo MacCana); Nyas, 7c+ (Trinitats); El oportunista, 7a+ (Trinitats); Pólvora en los dedos, 6b (Trinitats); Nyigo nyago, 8a+ (La Trumfa); Kumbayá, 7a 120 m. (La Mòmia); Santacana-Serrano 6a+ 120 m. (La Mòmia); Trini Climb, 8a+ (La Mòmia); L’unicorni, 7c+ (L’elefant); Bala perdida, 7b+ (Roca d’en Barberà); La castanyada, 7b (La panxa del bisbe); Chupacuerpos, 7c+ (El Botijo).

GALERÍA

Algunas IMÁGENES buenas de: JOAN CAPDEVILA VALLVE

Siempre hemos oído que una imagen vale más que mil palabras, y en nuestro entorno virtual, caracterizado por la inmediatez de las redes sociales, esta afirmación cobra mayor sentido. Pero a los que nos cautivan las palabras, aún somos lo suficientemente insensatos como para desafiar la dictadura de la imagen, utilizando nada menos y nada menos que mil palabras para destacar el poder de la imagen en la escalada y el uso que de ésta hace, en este caso, el fotógrafo Joan Capdevila Vallve.

Mi vida es una búsqueda emocionante del equilibrio físico y espiritual. (Heinz Zak)

Chris Sharma a l'X-Tone Les Garrigues, 2008

Chris Sharma en X-Tone Les Garrigues, 2008. Foto: J. Capdevila Vallve

Uno de los elementos más encantadores del arte fotográfico es, sin duda, este equilibrio sugerido por el reconocido autor austriaco Heinz Zak. En cualquier instantánea observamos, por un lado, un retrato físico -directo y fiel- de lo que nos es visualmente perceptible. Pero, aparte, el ojo fotográfico tiene la virtud de hacer converger esta vertiente más palpable con una óptica -digamos- próxima a la espiritualidad: puede captar y generar emociones, nos hace entender una pasión o, a través de sensaciones intangibles, nos puede introducir en una atmósfera especial. A partir de aquí, una foto trasciende su función como mero documento gráfico para alcanzar una naturaleza inspiradora, capaz de capturar aquello instantáneo y transformarlo en un mensaje intemporal.

separatereality1

El fotógrafo Heinz Zak sobre Separate Reality. Foto: heinzzak.com

En nuestro intento de divulgar la esencia de la escalada a través de sus clásicos, creemos que la representación gráfica juega un papel fundamental. La imagen fotográfica ha sido y sigue siendo uno de los principales medios de mitificación, útil para convertir un escalador, una vía o una ascensión en clásicos -incluso mitos- de nuestro deporte. Hemos nombrado a Heinz Zak quien, años después de realizar las fotografías de Wolfgang Güllich escalando sin cuerda el famoso techo de Separate reality (Yosemite), fue capaz de imitarlo poniéndose ante el objetivo mientras repetía el temerario “solo integral”. Hoy en día, ambos reportajes -el de Güllich y el del propio Zak- forman parte de la iconografía clásica de la escalada en roca. Pero afortunadamente, no siempre es necesario llegar a composiciones tan arriesgadas. A veces, sólo con su publicación en una revista o una guía, una imagen aparentemente banal puede convertir una ruta o un lugar en objeto de deseo para buena parte de la comunidad escaladora.

En https://algunasviasbuenas.wordpress.com, pues, abrimos las puertas a la fotografía como disciplina forjadora de clásicos, pero también como aquel arte imprescindible para interpretar y difundir el carácter de una actividad hija del siglo XX. Así pues, periódicamente esperamos presentar pequeñas muestras fotográficas de autores diversos, que han vertido parte de su creatividad -y una buena dosis de esfuerzo- en plasmar algún detalle de nuestro entorno vertical. Y menciono el esfuerzo porque la fotografía es uno más de aquellos ámbitos que, poco reconocidos y mal remunerados, se nutren de verdaderos apasionados. Esta última apreciación se intensifica observando el microcosmos de la escalada, dentro del cual, dedicarse profesionalmente a las fotos, se convierte en toda una hazaña.

A pesar de que el grueso de la actividad de Joan Capdevila Vallve (Reus, 1974) no está dedicado a la escalada, sí es cierto que este fotógrafo reusense ha conseguido hacer de su pasión un “modus vivendi”. Profesional de la cámara desde los 23 años, Capdevila se inició a través de concursos de fotografía de paisajes y, posteriormente, como reportero de los conciertos organizados en Reus por la AMCA (Associació de Música Creativa Actual). Desde entonces la música nunca ha dejado de acompañarlo y, con banda sonora de la dark wave londinense, ha trabajado ampliamente la fotografía de producto, la imagen corporativa y de servicios, así como la fotografía cultural, de ambiente y el paisajismo.

Luky i Oscar. Foto David Brascó

Luky y Oscar. Foto David Brascó

Enamorado del Priorat, actualmente vive y trabaja en Cornudella de Montsant, donde encontró un escenario inigualable para sus producciones. La vid y los parajes de Montsant, o los peñascos legendarios que enarbolan Siurana son motivos habituales en las composiciones de este fotógrafo, persistente como pocos en el estudio de la luz y los ángulos que más favorecen la riqueza paisajística de estas tierras. Partiendo de Cornudella, Capdevila también se dedica a retratar otros municipios de las comarcas de Tarragona que, junto con sus fiestas y tradiciones, han sido asociados al sello turístico Costa Dorada.

Pero como apasionado de la escalada y de la montaña en general, la cámara de Joan Capdevila ha recorrido senderos, crestas y paredes, siempre en busca de un ángulo inverosímil o de una niebla matinal que aporte ese enfoque personal a paisajes tradicionales. Y, cómo no, su objetivo frecuenta las perspectivas más aéreas que le ofrecen las cuerdas y otros artilugios de progresión vertical. Con ellos alcanza una percepción más directa de la plástica gestual y de las sensaciones que experimenta el escalador. Cuando se le interroga sobre otras referencias más técnicas, Capdevila comenta que la cámara no hace al fotógrafo, tal y como el dinero no hace la felicidad. –Pero todo ayuda -añade con picardía. De este modo, fruto de la sinergia entre dos pasiones -la fotografía y la montaña- Joan Capdevila ha completado una amplia cartera de imágenes de escalada de la que, a modo de exposición virtual, aquí acogemos una pequeña selección.

Previamente, sus trabajos de escalada han aparecido en varias revistas, periódicos y publicaciones, como Desnivel, Vèrtex o Viajar, entre otros. También es de su cámara que han salido buena parte de las fotografías que ilustran las dos ediciones de la guía de escalada Siurana, obra de David Brascó y Natalia Campillo. Y, por citar un último trabajo, mencionaremos la ambientación del refugio de escaladores sito en Arbolí. Este bar-refugio, con vocación de centro de interpretación, escogió las fotografías de Joan Capdevila (junto con otros recursos gráficos) para acercar la escalada al visitante más neófito. Y por si con ello todavía no tenemos suficiente, he aquí el mejor escaparate de su obra: joancapdevilavallve.com. Desde este sitio web, Joan Capdevila pone su experiencia y creatividad a vuestra disposición.

Y como apuntábamos al principio: novecientas noventa y ocho, y mil.

GALERÍA

PRIORATDIARI.CAT: una VENTANA al MUNDO de LA ESCALADA

El pasado lunes 9 de febrero, y con el artículo “Escalada en bloque en Albarca”, el blog algunasviasbuenas.wordpress.com estrenaba colaboración con PrioratDiari.cat, la nueva edición comarcal del Grup Nació Digital. Es así como este nuevo portal de información general -en formato digital y en catalán- contará con una sección fija dedicada a la escalada.

Joan Manel a Brot de Fonoll

Joan Manel Cedó, escalador de Pradell de la Teixeta i actualmente vecino de Poboleda, sobre la roca calcárea de Siurana. Foto: Joan Capdevila Vallvé.

Y es que a la mayoría de gente le pasa por alto, pero Catalunya es un referente mundial en cuanto a esta disciplina de montaña. Hay quien tiene presente la tradición excursionista -incluso alpinística- del principado que, con Los Pirineos como estandarte, goza de una orografía favorable a las aventuras de bota y piolet. Otros relacionan la escalada con lugares emblemáticos como el Pedraforca, el Montsec o Montserrat. Pero ya son menos a los que les llegan noticias sobre las rocas de pueblos como Margalef, Siurana, Oliana o Santa Linya que, entre un amplísimo abanico de posibilidades, esconden algunos de los retos de escalada deportiva más punteros del planeta roca.

Por estos lares la escalada aún es, pues, una actividad poco conocida fuera de los medios especializados y continúa a la sombra, incluso, si nos referimos al mundo de la competición. Dentro de este ámbito, siempre potenciado e irremisiblemente mediático, sobresale el escalador de Osona Ramón Julián (campeón de Europa, del mundo en tres ocasiones, siete veces ganador del Rock Master de Arco…). Y a pesar de su brillante palmarés es obvio que, si nos desplazamos a un entorno neófito, su nombre no sonará más que el del primer ministro finlandés.

LVG201501100281LC

Dawn Wall en La Vanguardia, 10-1-2015 (p. 28)

No hace mucho, hemos visto como la escalada llegaba al gran público con la ascensión en libre de Dawn Wall, una vía situada en el valle californiano de Yosemite que se convertía -de largo- en el “big-wall” más difícil de lo mundo. En los diecinueve días en que se desarrolló la hazaña, se puso de manifiesto el carácter 2.0 de una ascensión en la que, mediante las redes sociales, los protagonistas compartían a diario imágenes e información. Pronto, los medios de comunicación estadounidenses se sintieron atraídos tanto por la relevancia deportiva como por el potencial mediático de la empresa. El efecto creado por gigantes informativos como The New York Times o The Wall Street Journal provocó que en pocos días la cordada Caldwell-Jorgesson apareciera en las páginas de los periódicos de medio mundo. De repente, el Dawn Wall estaba en boca de la mayoría de aficionados e, incluso, de muchos a quienes la montaña les pasaba por la tangente. El debate sobre la presencia de la escalada en la prensa generalista quedó abierto, aunque fuera por un “ciber-instante”.

Se antoja complicado realizar el ejercicio de recordar cuándo la prensa de nuestro país había publicado de forma masiva una noticia acerca de escalada en la que no hubiera un accidente con muertos de por medio (www.desnivel.com)

Más allá de la prensa amarilla o las crónicas de sucesos, la escalada -al igual que otras actividades con cierta tradición y cada vez menos minoritarias- también merece su reflejo en los canales de comunicación tradicionales. Cada vez encontramos más excepciones, pero lejos de diversificar la información deportiva a la hora de completar sus ediciones, estos medios se inclinan por las bobadas y trivialidades que rodean a los “deportes reyes” (absolutistas -añadiría yo-) que todos conocemos.

También es cierto que no siempre hay que llegar a todo el mundo -o mejor dicho- no hay que llegar “porque sí” o de cualquier manera. No se trata de mejorar el “share” de la escalada. Tampoco sirve llenar vacíos informativos con noticias carentes de rigor y pródigas en imprecisiones o incorrecciones. Lo deseable es que, al menos, la prensa territorial sea un reflejo preciso de las realidades de su gente y no tanto de los intereses que estimulan a las masas. De lo que se trata, pues, es de que los medios muestren su arraigo en el territorio apostando por los activos que le son propios.

CapturaEs en este sentido que aplaudimos la iniciativa de PrioratDiari.cat. Consciente del peso y el bagaje que tiene la escalada en la comarca, del volumen turístico y económico que genera, del interés para la gente que vive en ésta…; y en pro de su difusión, de darle la atención que merece y de favorecer un buen encaje con el entorno, PrioratDiari.cat quiere hacerse eco del tema periódicamente. Porque en el Priorat tenemos cultura, tradición, tenemos patrimonio -natural y cultural-, tenemos vino… Pero también tenemos roca: la mejor del mundo.

La verticalidad cada vez tiene más adeptos, pero aún es poco habitual en la prensa generalista. Agradecemos, pues, que PrioratDiari.cat se sirva de algunas vías buenas para ofrecer a sus lectores una ventana abierta al mundo de la escalada.